15 octubre, 2007

Chapines rojo escarlata

El otoño puede llegar a nuestras vidas de manera muy diferente. Cambio de estación, nuevo curso, septiembre, un octubre más… todo igual o todo distinto. A mi vida ha llegado gris, no sólo por la gripe (…) Así que ¿qué mejor que cubrir la tristeza de rojo escarlata?

El abatimiento del otoño no evita dejarme caer en la tentación de unos zapatos rojos. Inéditos en mi armario, por cierto. Experimento las sensaciones de caminar con ellos en el probador antes de decidirme a pasar la VISA, ya que estudiosos del psicoanálisis dicen que el rojo en los zapatos de las mujeres se cubre de “significados fascinantes”. Acepto el reto.

Como los zapatos de Judy Garland que simbolizaban el poder en su dueña, los míos en cambio me convierten en la Mujer Escarlata con la letra delante. Freud, el primero en notar la simbología erótica del calzado, relacionaba los zapatos con el deseo sexual así que esto me lleva a pensar cuándo necesitaré que esta pasión se convierta en amor. Que sus llamadas nocturnas se conviertan en diurnas. No esperar a que sea mañana para saber si me besó y que las sonrisas y miradas furtivas entre las ondas hertzianas nos lleven a decirnos cosas sin estar callados… ¡Qué ingenuidad!

La realidad es que todavía no he estrenado mis chapines rojo escarlata. Quizás lo haga un día gris para que por sí solos pongan la nota de color, que me lleven como a Judy Garland por el camino de baldosas amarillas o por el plató de televisión que próximamente me espera…

5 comentarios:

pacunar dijo...

Bueno... por donde empiezo? :P jeje
1. Definitivamente creo que unos zapatos rojos en este otoño que convierte a Madrid en una ciudad tan gris si que serían un aire refrescante para todo aquel que te vea por la calle ;).
2. No entiendo ni creo que sea de mi incumbencia (:P) eso de las llamadas nocturas/diurnas, etc, pero definitivamente el rojo despierta el deseo, y con tu gracia natural ;), no creo que tengas ningún tipo de problema ... menos aún luego de aparecer en TV :P
3. Me causa gracia, no se si te recuerdas, pero a los guatemaltecos (como yo :P) nos llaman chapines! jajaja ... había oído que eran un tipo de zapatos, pero nunca he sabido diferenciarlos.
saludos!! :D

Pepe dijo...

Véase una bonita muestra del poder que tienen los zapatos...

http://www.avgeeks.com/pivot/entry.php?id=335

...
Para que luego digas que no hago comentarios en tu blog. Me acordé de él (y de ti) cuando pasaron este documental tan "pizpireto" en un cine de Austin...
Besos

Arturo dijo...

Mmmm, unos zapatos nuevos, alegres, relucientes y rojos sientan muy bien para el otoño.

A ver cuando te llama la atención, pasarte por la tienda a recogerlos...

ideasangel dijo...

Nadia, definitivamente hoy me has impactado con tus zapatos rojos.... te podría enseñar a bailar

Anónimo dijo...

es muy bueno tu blog.soy un amnte perdido por los zapatos de tacos altos y las sandalias tambien siempre y cuando tengan una pulsera en el tobillo.soy hombre pero te juro que saldria en jaens y tacos altos mas de una vez estuve tentado. que hermosos que son a la vista ¡¡¡
te mando un beso pablo