11 mayo, 2006

300 millones dan para mucho


Hay dos tipos de personas: las que tienen dinero y las que no. Yo me encuentro, por supuesto, en el segundo caso, imagino que como la mayoría de ustedes. Pero para más detalle, hay personas, en las que nuevamente no me encuentro, que tienen la fortuna de su mano y ganan premios de importante cuantía. Y digo importante porque así de impresionada me quedé al ver los números del bote que el programa “Pasapalabra”, presentado por el atractivo (me quedo en atractivo por no explayarme en sus dotes portentosas) Jaime Cantizano. Eso pensaba yo al leer la cifra de este premio, 2.190.000 euros (les traduzco en las añoradas pesetas: 364.385.340). A pesar del varapalo que le meterá Hacienda al ganador, un madrileño que roza la cuarentena (desconozco su estado civil pero tomen nota las interesadas), 300 millones de pesetas dan para mucho… y aquí es donde yo me puse a pensar.

¿Qué haría usted con 300 millones? En mi caso, además de una jubilación garantizada y la hipoteca pagada, los más beneficiados serían mis pies. Ellos dejarían de sufrir las callosidades originadas por esas joyitas de saldos, que nunca incluyen los pagarés por los “desperfectos originados” que al final de mes me pasa mi callista o casi mejor (queda más fino) mi “médico de pies”. Porque 300 millones dan para invertir en buenos zapatos. En los vertiginosos “Manolos” de 10 centímetros, que te permiten correr para no perder el metro (aunque fuese rica no perdería costumbres mundanas) o en las fetichistas sandalias del diseñador inglés Jimmy Choo. También estarían cubiertos tratamientos relajantes, no reparadores. Ahí está la diferencia de tener dinero a no tenerlo. Ellos, mis pies digo, también tienen derecho a disfrutar de la reflexología, de la pedicura de nivel y de las cremitas tipo Esteé Lauder o Chanel, específicas sólo y exclusivamente para ellos. ¡Pero qué gusto! En esta ensoñación la boca se me hace agua como si visionase una gran mariscada… Hasta en estos sueños uno tiene que tener pasta, pero es que los gallegos somos así. Al fin y al cabo, y sólo por esta vez, no todo van a ser zapatos…

2 comentarios:

Pablo dijo...

2 millones de euros.... uf, que te dire... primero, y siguiendo tu ejemplo de los zapatos, contrataría a alguien para que me aconsejara qué zapatos comprar porque en ese sentido yo estoy muy mal!...
Y luego, con el resto (jeje :P ) creo que me invitaría a un pequeño viajecito por el mundo que nada mal me vendría!
saludos!

Anónimo dijo...

yo en uncoche una casa y todo lo demas en moda ya sabeis comos soy,es verdad las que no tenemos dinero nos conformamos con una baraa imitación sin tener en cuenta lo que podemos sufrir pro ir al último grito!