12 mayo, 2006

Igualdad, Ministras y... zapatos


Hay dos tipos de mujeres: las que asistieron a la cena con la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y las que no. Yo, aunque no se lo crean, estoy en el segundo grupo.

Al comentado evento acudieron unas doscientas mujeres de ámbitos variados como el político, judicial, empresarial, cultural y social en agradecimiento por la defensa de la igualdad entre sexos. Aquí es dónde me pregunto cómo harían el filtro de asistentes porque yo SÍ me encuentro en el grupo de personas (no dudo que los hombres también) que trabaja por la equiparación entre géneros.

Una vez asimilado que ni ustedes ni yo asistimos a esa recepción, con música, saludos y piscolabis, volví a los suelos y empecé a repasar los géneros, en este caso, los textiles, que lucieron (por decir algo, vamos) las invitadas. A la espera de comprarme el próximo número de la revista ¡Hola!, para que no se me escape ningún detalle, tengo que reconocerles que no sabía si aquello sucedía en el Palacio de El Pardo o en la Verbena de la Paloma a ritmo de chotis.

Bajemos, por fin, a los infiernos de los pies. La recepción se convirtió en un cajón de sastre. A excepción de apasionadas de los zapatos, como la periodista Ana Rosa Quintana, las Ministras “lucieron” tremendos modelos, a los que ya nos tienen habituados. Porque ni la pizpireta Carmen Calvo, Ministra de Cultura, tras el colorido modelazo de Ágatha Ruiz de la Prada que lució en la última edición de los Premios Goya; supo estar a la altura de las circunstancias y se llevó las botas camperas de la Feria de Abril combinadas, en esta ocasión, con el satén de su vestido. Un numerito como el de Trujillo que, además de recordarle lo de las hipotecas, los alquileres por las nubes y el acceso de los jóvenes a la vivienda, que no se olviden, por Dios, de comentarle también que “Ya es primavera en… el Ministerio”.

Los mercadillos y tiendas de saldos hicieron su agosto con las invitadas políticas. ¿Dónde estaban los asesores del reportaje de Vogue, en el que nuestras Ministras posaban como si de “top models” se tratase????? Porque, a pesar de la polémica que levantó aquel reportaje, han de reconocer ustedes, que los estilistas sacaron lo mejor de cada una… En este mercadillo de tendencias ministeriales, a la Secretaria de Estado de Cooperación, Leire Pajín, se le olvidó, en línea con la mujer del jefe, Sonsoles Espinosa, la feminidad que aportan unos tacones. Y aunque las invitadas “compartieron de pie los platos, la bebida y la conversación", unos buenos tacones son indispensables para realzar unas piernas que en las mortales, no siempre son perfectas.

Y hablando de perfección, lo próximo que debería esperarse es que no sea noticia que una mujer consiga llegar a donde ha llegado Michelle Bachelet y unas pocas más…

1 comentario:

Felipe dijo...

mi fetiche va mas en los pies que en los zapatos , y en las hawaians tambien , pero los zapatos tampoc se quedan atras
saludos :)
http://www.fotolog.com/mixtaaape